Erick Garay Alberto

 

Desde Toronto

No ganó la pelea, pero sí el corazón de los canadienses que acudieron al Centro Deportivo de Oshawa. Jorvi Farroñán había caído a la lona en el primer round luego de un golpe que le abrió la ceja, le contaron siete segundos y él se recuperó para dar una verdadera demostración de coraje. El boxeador peruano de la división 56 Kg. se quedó a poco de regresar al Perú con una medalla de los Juegos Panamericanos Toronto 2015.

Su rival fue el estadounidense Francisco Martínez. El norteamericano no soltó muchos golpes, pero fue más efectivo que el peruano. Jorvi trataba con jabs y cruzados de hacer daño, pero la defensa de Martínez fue buena.

Aún con la ceja cortada, Farroñán nunca dejó de lanzar golpes. Algunos conectaron en el rostro de su rival y lo movieron, haciendo que el peruano vaya emparejando los puntos. El juez detuvo la pelea una vez para que el médico corte el brote de sangre del rostro del peruano, cuando la detuvo por segunda vez decidió dar por terminado el duelo.

Declaró ganador a Martínez por nocaut técnico en el segundo round, mientras Jorvi le decía a todos que estaba bien, que el corte no era de gravedad y que podía seguir peleando. La rabia de haberse quedado a un paso de asegurar una medalla se tradujo en lágrimas que trató de disimular con una toalla en el rostro. Mientras tanto, de las tribunas se escuchaban aplausos para él.

De esta manera terminó la participación de los boxeadores peruanos en Toronto. En la mañana, Lucy Valdivia y Stefani Barrientos perdieron sus peleas ante Mandy Bujold (Canadá) y Dayana Sánchez (Argentina), respectivamente.