Julissa Diez Canseco ha hecho una denuncia y a la vez, una solicitud de ayuda. La destacada taekwondista nacional contó a través de su cuenta en Facebook que el día 18 de marzo su hermano fue atropellado por un bus del Corredor Azul (placa B1V-725) en la Av. Wilson y corre el riesgo de dejar de ser atendido porque el SOAT no cubre los gastos.

Jaime Diez Canseco, hermano de la deportista peruana, está en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Internacional a raíz del grave accidente. Lo más indignante del caso es que ni la empresa operadora de la ruta, ni la Municipalidad de Lima se han hecho responsables de lo ocurrido. Por ende, la clínica dejaría de atenderlo por motivos económicos.

“No es justo que mi familia tenga que firmar papeles en blanco como compromiso de pago para que continúen atendiendo a mi hermano”, contó Julissa en la red social.

A la familia le han solicitado 27 unidades de sangre O+, quienes deseen ayudar a una gran deportista peruana pueden acercarse a la Clínica Internacional Sede Lima (Av. Garcilaso de la Vega 1420 – Lima) de lunes a sábado de 8:00 a 19:00 horas y los domingos de (8:00 a 15:00 horas) para hacer la donación.

Hoy Julissa Diez Canseco nos necesita, hemos celebrado sus triunfos tantas veces, nos hemos alegrado y celebrado gracias a ella. Es momento de retribuirle al menos un poco de todo ese sacrificio por hacer que la bandera del Perú flamee en un podio.