“Lo que empieza bien, termina bien”. Ojalá aquella frase tan pronunciada se cumpla para el atletismo peruano, que ha tenido un inicio de año bastante esperanzador gracias a las dos medallas de oro obtenidas en el Campeonato Panamericano de Cross Country.

La olímpica Gladys Tejeda, en mayores, y Saida Meneses, en juveniles, nos han recordado que el fondismo no decepciona al país. Ambas se coronaron como las mejores de sus categorías con ventajas que en atletismo se consideran holgadas.

Tejeda cronometró 21m18s en la prueba de 7 kilómetros, siendo 15 segundos más rápida que la estadounidense Kelly Taylor. Meneses, con 16m29s en los 5 kilómetros, le sacó seis segundos de ventaja a la canadiense Hannah Woodhouse.

El mérito aumenta si tenemos en cuenta que en ambas, este momento ha marcado un debut: para Gladys fue la primera vez en una competencia internacional de Cross Country y para Saida, su primera participación fuera de nuestro país.

AL MUNDIAL

Estas medallas conforman la punta del iceberg que representa el esfuerzo de los trece atletas peruanos que viajaron a Colombia para este campeonato panamericano y a la vez, sudamericano. Es que gracias a los resultados por equipos, Perú clasificó en mayores y juveniles al Mundial de Cross Country que se realizará el 28 de marzo en Guiyan (China).

Antes del torneo se estableció que clasificarían los dos primeros equipos de cada confederación. Perú fue el mejor de la Confederación Sudamericana de Atletismo (Consudatle) en mayores y juveniles y por tanto clasificó a sus dos equipos. A nivel panamericano nuestro país se ubicó en la tercera posición de ambas categorías.

Es por eso que en este caso, el año que ha empezado bien debe terminar bien para que sirva de impulso a la siguiente temporada, donde la competencia fundamental serán los Juegos Olímpicos Río 2016.