La suspensión del boxeo peruano a nivel internacional es, hasta ahora, el último capítulo de una historia que se escribió mal desde el inicio.

El día en que se realizó la elección de la junta directiva de la Federación Deportiva Peruana de Boxeo (FDPB) para el periodo 2013-2016, solo se había convocado a una Asamblea Ordinaria. El Comité Electoral, que debe ser nombrado con anticipación por la directiva en funciones, fue designado en ese mismo momento.

Así lo decidieron las bases y nombraron a Enrique Slee como cabeza del proceso electoral que tuvo como candidatos a Danilo Dongo, a Alberto Moscoso e, intentando ser reelegido, a Marcos Cieza.

Según los Estatutos de la FDPB y de la misma Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), ningún dirigente puede ser parte del boxeo amateur y del boxeo profesional al mismo tiempo. En el caso peruano, un candidato debe renunciar un año antes a cualquier cargo en la profesional para poder ser admitido como dirigente en el amateurismo.

Danilo Dongo era presidente de la Comisión Nacional de Boxeo Profesional y de la Asociación Peruana de Boxeo Internacional y para poder postular “renunció” un día antes a ambos cargos. Enrique Slee avaló las supuestas cartas de renuncia ante la Asamblea, pero en Registros Públicos, Dongo aún figura como presidente de una de ellas.

Sunarp Asociación Internacional
Click para ver

Esto no es lo único raro en el proceso. Danilo Dongo estaba quedando fuera de carrera por una tacha al Club Grau, por el cual él postulaba, pero a los pocos minutos regresó con una carta notarial que de un momento a otro lo convertía en miembro del Club Semillero y su candidato al máximo cargo del boxeo amateur peruano.

En su condición de presidente del proceso electoral, Enrique Slee volvió a avalar dicha inscripción y entonces Dongo tuvo el camino libre. La elección finalizó, pero el ganador no se llevó el acta con la firma del presidente saliente, Marcos Cieza.

Hoy nadie sabe dónde está dicha acta y por eso Danilo Dongo no ha podido inscribir su directiva en Registros Públicos. Además, Cieza impugnó la elección ante la AIBA y ésta, al conocer cómo se desarrolló el proceso, desconoció la elección de Dongo y envió un comunicado al Perú recomendando la realización de nuevas elecciones.

Dicha recomendación cayó en saco roto, las bases reclamaron ante el Instituto Peruano del Deporte (IPD) y hasta hoy no reciben respuesta. Mientras tanto, Dongo ocupa un cargo que no le pertenece y la selección nacional de boxeo es la que más sufre sin saber para qué entrena si ya no puede competir a nivel internacional.

* El documento arriba mostrado es del 17 de noviembre de 2014, días después de que la AIBA llevó al Perú de la suspensión a la desafiliación por hacer caso omiso a su recomendación de convocar a nuevas elecciones.