Redacción ELPOLI.pe

El estadounidense Justin Gatlin ha dado la sorpresa al consagrarse campeón en los 100 metros planos del Campeonato Mundial de Atletismo. Usain Bolt, en su última carrera individual, terminó en el tercer lugar y Christian Coleman se quedó con el segundo.

Sin embargo, no todo fue alegría para el nuevo campeón del mundo. Cada vez que la cámara lo enfocó se escucharon abucheos ensordecedores de parte de todos los asistentes al Estadio Olímpico de Londres. ¿Por qué tanto reproche contra él? ¿Por qué Gatlin es un personaje tan rechazado por los aficionados? ¿Ser rival directo de Usain Bolt le trajo tantas consecuencias?

Justin Gatlin comenzó su trayectoria en la Universidad de Tennessee en el año 2001 y al año siguiente fue sancionado con dos años de inhabilitación después de dar positivo en una prueba antidopaje durante el Campeonato Junior de EE.UU. Él apeló la sanción y la IAFF le redujo la pena a un año.

En el 2006, el 22 de agosto, Gatlin volvió a ser sancionado. Esta vez dio positivo por la presencia de testosterona en su muestra. La sanción mínima era de ocho años con la posibilidad de, por ser reincidente, recibir un castigo de por vida. Sin embargo, el estadounidense se comprometió a colaborar con la justicia proporcionando información que ayude en la lucha contra el dopaje y le redujeron el castigo a cuatro años.

He ahí la razón de tanto rechazo y tantas pifias. A pesar de haber ganado la competencia y  quitarle a Bolt el título de campeón mundial, Justin Gatlin no ha podido borrar la mancha que el dopaje ha generado en su vida. Y hoy que este tema es tan sensible en el deporte, y sobre todo en el atletismo, la afición tiene claro el daño que el uso de sustancias y métodos prohibidos le hacen a la lealtad y al respeto deportivo.

¿Podrá algún día limpiar esa mancha y volver a celebrar una medalla con el sonido de los aplausos? Por ahora los únicos que se escucharon fueron los de sus familiares, amigos y entrenadores. Mucho más fuertes fueron las pifias y el rechazo de los que aún no lo perdonan, de los que creen en un deporte limpio, donde la gloria se alcanza en base al esfuerzo y a la disciplina. Gatlin tiene 35 años y algunas carreras más para seguir intentando limpiar su nombre. Una misión casi imposible.

4 COMENTARIOS

Leave a Reply