Foto: Talía Vargas / Asociación Nacional Paralímpica del Perú

Redacción ELPOLI.pe

Hablar de Jhon Cusi es recordar a aquel fondista cusqueño que ganó la medalla de plata en los 5 mil metros de los Juegos Bolivarianos Armenia 2005, al medallista de bronce en los 10 mil metros del Campeonato Sudamericano de Atletismo 2009 y al ganador de varios títulos nacionales de fondismo. Pero este año, el deporte nos lo mostró en otra faceta: la de guía de un corredor invidente.

Y no fue en un torneo cualquiera, fue en los Juegos Paralímpicos Río 2016 donde Cusi Huamán hizo su debut oficial cumpliendo esta función. Guió a Luis Sandoval en la prueba de 1500 metros (TC11) de dicho certamen y ahí, entre zancada y zancada en la pista del Estadio Olímpico, Jhon hizo algo que recién hoy se anima a contar:

“Le dije a Luis que estábamos quedando últimos, cuando en realidad no era así, y por su condición de invidente no se iba a dar cuenta de la mentira. Le grité: “¡Oye estamos últimos, no puede ser posible, imagínate la vergüenza que estamos pasando!” y tal fue la motivación que sintió, que aceleró enseguida”.

Foto: Talía Vargas / Asociación Nacional Paralímpica del Perú
Foto: Talía Vargas / Asociación Nacional Paralímpica del Perú

 

Al ver la respuesta física de Sandoval, Jhon supo que su estrategia estaba funcionando: “El cerebro es tan potente que te hace reaccionar. En la última vuelta fui más incisivo porque teníamos que alcanzar el objetivo de mejorar su marca. Le dije: “¡Estamos a cinco metros, ya lo alcanzamos!”, cuando en realidad nos habían sacado casi 40 metros de distancia, pero se lo dije con la finalidad de que él no dejara de correr. El silencio en mí hubiera sido perjudicial para Luis”.

Y al final el objetivo se cumplió, Luis Sandoval cronometró 4m28s41c y rebajó en 28 segundos lo que hasta ese momento había sido su mejor marca, ocupando el noveno lugar de la general en su prueba.

“Lo engañé con la intención de que se motivara y valió la pena hacerlo. Siempre había pensado en cómo animarlo durante la carrera. Luis solo tenía que concentrarse en correr y escuchar lo que le decía. Yo tenía que manejar el tiempo de los dos y avisarle en cada tramo de la carrera qué es lo que ocurría, porque yo no podía estar delante de él, teníamos que estar juntos y Luis tenía que cruzar primero la meta, ya que de lo contrario nos descalificaban”, añade.

Lo vivido en Brasil, y durante la etapa de entrenamiento, ha marcado la carrera deportiva de Jhon. No sabe si volverá a juntarse con Luis para correr y por ahora se enfoca en la formación de fondistas en el Cusco.