Dos refuerzos extranjeros sumó la Universidad San Martín de Porres para la Liga Nacional Superior de Voleibol, que se jugará en octubre. Nicolás Mosquera y Christiano Bosnich son los flamantes ‘matadores’ del cuadro albo.

 

Mosquera es colombiano y ya jugó la temporada anterior por los ‘santos’, a los que capitanéo, pero recién aseguró la renovación de su contrato. Con su 1.96 metros de estatura, el opuesto cafetalero espera volver a destacar con sus mates y llevar a un nuevo título a su equipo. Es esposo de la atacante Milca da Silva.

 

Bosnich se estrenará en el Perú este año. Cubre el puesto de armador y destaca por su rapidez, además de un gran trabajo con los atacantes centrales. Mide 1.85 metros y ha jugado en España y Argentina, además de destacar en la liga de su país.

 

“Si llegué al club es para ser campeón y hacer historia. Quiero apoyar a los compañeros para conquistar el bicampeonato”, comentó el brasileño, quien expresó su sorpresa por el interés que despierta el voleibol masculino en el Perú.