El presentador anunciaba su nombre y en todo el recinto se escuchaban los aplausos. El espacio sonoro se completaba con gritos como “Vamos, Óscar”, “Tú puedes”, “Vamos, Perú”, que acompañaban su camino desde la zona de calentamiento hasta el centro de la tarima. Óscar Terrones no defraudó, preparó el cuerpo y la mente para levantar los 158 kilos que lo catapultaron al segundo lugar de envión y a la medalla de bronce en el acumulado de la categoría 69 Kg. Perú sigue ganando medallas en el Mundial Juvenil de Levantamiento de Pesas.

Fuente: IWF
Fuente: IWF

Cuando soltó la balanza, las lágrimas que cayeron sobre su rostro reflejaron cuánto había esperado este momento. Óscar ya sabía lo que era subir a un podio panamericano y luego de aquel logro en el 2014 se esforzó aún más para competir contra los mejores del mundo. Hoy lo ha conseguido y se ha convertido en el mejor del continente en esta categoría.

Las dos medallas que colgaban en su cuello lo convirtieron en el héroe de la jornada, todos querían tomarse una foto con él. Su madre y su abuela encabezaron el grupo familiar que acudió al Centro de Convenciones del hotel María Angola para darle ánimo y fuerza en cada movimiento. Hoy podemos decirlo, el deporte peruano tiene futuro en las pesas.