Jonathan Maicelo no pudo arrebatarle al colombiano Darleys Pérez el título mundial interino peso ligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Luego de los doce rounds en el Casino Chumash de Los Ángeles, los jueces decidieron por unanimidad darle la victoria al cafetero con tarjetas que marcaron 118-108, 118-109 y 120-107.

Hasta el séptimo round Maicelo hizo pensar en la posibilidad de una victoria, pues su porcentaje de golpes conectados no distaban mucho de los de Pérez. Incluso en algunos asaltos fueron levemente mejores en cantidad y en calidad. Sin embargo, y sobre todo en los dos últimos rounds, el agotamiento físico y el eterno problema de la guardia baja cobraron una factura muy cara.

La agilidad fue desapareciendo de los movimientos de Maicelo y entonces su rostro recibió con mayor frecuencia los jabs y cruzados de Pérez, provocando que sus rodillas toquen la lona en el penúltimo round. El chalaco se recuperó, pero luego de eso el resultado de la pelea era obvio. Solo un nocaut pudo haber revertido la situación, pero las pocas fuerzas que en esos momentos acompañaban a Maicelo hicieron más difícil una situación que ya era complicada si teníamos en cuenta que la pegada contundente no es una de sus principales virtudes.

Esta fue la segunda derrota en la carrera profesional de Maicelo, la primera ocurrió en ese mismo escenario ante el ruso Rustam Nugaev (abril 2013). Para “El Último Inca”, como Jonathan se hizo llamar para esta pelea, las oportunidades no han terminado. Es momento de aprender, mejorar y volver a intentarlo. Él así lo cree. Estamos seguros.