Pastas, un huevo pasado, ensalada de lechuga y sopa de maíz son por estos días platillos recurrentes en el menú de Alberto “Chiquito” Rossel en Japón. El boxeador peruano se cuida con tal de dar el peso exacto antes de defender su cinturón de campeón mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante el local Ryoichi Taguchi. La pelea está pactada para este miércoles 31 en el coliseo Ota Ku Sogu Taikukan de Tokio.

Cada mañana, en la fría capital nipona y con el mismo objetivo de no exceder ni un gramo en el pesaje oficial, Rossel realiza 90 minutos de mantenimiento con trabajos de soga, sombra y bolsa. El examen médico realizado ayer lo ha declarado apto para la pelea.

Esta será la primera defensa de Rossel como campeón mundial absoluto, el primero del Perú en la rama masculina, luego de asumir tal distinción en julio de este año al renunciar a la corona el nipón Kazuto Ioka.

Para Taguchi, el retador en la víspera de la llegada del año 2015, también será una primera oportunidad, en este caso de pelear por un título mundial. Ante eso, el mensaje del “Chiquito” peruano ha directo: “Prepárate bien para la pelea. No es mi estilo hablar mucho, pero esta es una pelea de boxeo, un título mundial, una oportunidad para ti. Pero será difícil que ganes la pelea conmigo. Para otra vez será”.

Rossel llegó a Japón antes de Navidad acompañado de su esposa, su entrenador Óscar Coronel y su promotor Jorge Bartra. Su pelea ha despertado gran interés en la colonia peruana residente en Japón. Incluso el cónsul peruano en Tokio, Jorge Jallo Sandoval y la cónsul general adscrita, Karim Durand Lazo lo recibieron en la sede nacional.

Video: International Press TV